Pizza al Cuadrado

El otro día, de paso por el Gourmet Experience, me llamó la atención un nuevo puesto de pizzas, con una pinta muy apetecible. Pizza al Cuadrado es un descubrimiento diferente y asequible para comer pizzas ricas en casa.

Los chicos de Pizza al Cuadrado son belgas, elaboran pizza al estilo romano {planchas cuadradas} que venden en Madrid al taglio {al corte}. Un largo viaje que realizan acompañados de productos “insólitos” para este tipo de negocio: ingredientes de calidad, tratados con mimo y combinados en recetas que se salen de la oferta habitual.
Tienen dos establecimientos en Madrid: un take away en la calle Barco, 45 y un coqueto restaurante de aires vintage en Ballesta, 10 que visitaremos pronto.
Nuestro primer acercamiento a ellos ha sido, como ya he comentado, gracias al corner que han abierto en el Gourmet Experience. Ofrecen la opción de comerlas allí mismo o llevarlas a casa, ya sea calentitas o pendientes de un golpe de calor que las ponga a punto. Elegí esta última y el resultado ha sido muy, muy aceptable: la masa crujiente, los ingredientes perfectos. Realmente estaban ricas.
Incluimos fotos del antes y después {del horno} porque el aspecto de las porciones antes de terminarlas era estupendo {después de él y con toda la casa oliendo a Roma, magnífico}.
Hemos probado cuatro tipos distintos y pagado por ellas unos 15 euros: menos de 4 euros por porción; el precio depende de los ingredientes.

 

Esta es la original presentación de las cajas.

Patata, pesto, tomate seco y parmesano.

Calabaza en crema, 4 quesos, panceta y queso ahumado.

Butifarra picante y brócoli.

Champiñón francés, speck y salsa de trufa.

Unos minutos de horno {menos de 5} después, las porciones estaban listas. La chica que estaba en el puesto me recomendó que las hiciera a la temperatura máxima. Con el brócoli no funcionó porque se quemaron un poco las ramitas. La próxima vez, las prepararemos a 200º.

La de calabaza fue una de nuestras favoritas. Al ser en crema le daba una jugosidad brutal, y el toque de queso ahumado acompañaba muy bien.

La de champiñón, speck y salsa de trufa fue la más cara {algo más de 4 euros}. He pensado que voy a hacer mi versión casera con champiñón al ajillo y jamón ibérico…

Resumiendo, una opción más que recomendable en ese triste mundo de las pizzas a domicilio. Aunque hablando de pizzas, hemos descubierto las de Don Lisander… pero hablaremos de ellas en otra ocasión.

Las fotos, como siempre, de David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s