Salumeria Roscioli

Roma esconde pequeños restaurantes que son grandes sorpresas gastronómicas. Aunque por lo lleno que estaba Roscioli dedujimos que de secreto tenía poco. Esta dirección la comparten romanos y turistas que quieren disfrutar las mejores amatricianas y carbonaras de la ciudad.

La Vineria Salumeria Roscioli es el lugar perfecto para que un aficionado al buen comer {y beber} pierda la cabeza. Lo tiene todo. Por un lado es un escaparate lleno de productos de calidad, donde se puede adquirir una cuidada selección de embutidos, quesos, pastas, salsas, dulces… y vinos, especialmente vinos, principalmente italianos. Además, tenían, por ejemplo, varios quesos españoles y jamón Joselito ¡a más de 200 euros/kilo!
El lugar es oscuro, así que las fotos no tienen demasiada luz.

Pero además, Roscioli es un restaurante; con pocas mesas, algunas pegadas a la vitrina de la tienda. Ambiente sencillo donde se ofrecen platos sencillos, con excelente producto y una ejecución impecable. Una prueba más de que haciendo bien las cosas no son necesarias ni técnicas extraterrestres ni materia prima carísima.

La cremosidad de la burrata nos dejó con la boca abierta. Y los tomates secos en aceite estaban brutales. Tanto que nos trajimos un par de botes a casa {de haber podido, habría comprado una caja entera!}

La selección de embutidos y quesos la comimos con tantas ganas que ni dio tiempo a la foto. Pero la carbonara se merece una mirada tranquila. Andrea Tumbarello {Don Giovanni} me había advertido que era “la mejor carbonara del mundo”. Desde luego, sí es la mejor que hemos tomado. Por supuesto sin nata: simplemente huevo, guanciale del Monte Conero, pimienta negra y pecorino romano DOP {15,00 €}

La amatriciana {o mariciana} es otro de los platos que le dan fama. Y son muchos que aseguran que es la mejor de todo Roma. La sirven con tomate ‘Miracolo di San Gennaro’, guanciale del Monte Conero y pecorino romano DOP {13,00 €}

Las polpette de carne con tomate, ricotta fresca ahumada y polenta de castaña {15,00 €}

Cuánto nos gustaría, que el día que regresábamos a casa, reservamos mesa de nuevo y pusimos rumbo al aeropuerto con un poco menos de tristeza.

Las fotos, de David.

Salumeria Roscioli
Via dei Giubbonari, 21
Roma
http://www.salumeriaroscioli.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s