Regalo de Reyes

Los Reyes, magos y sabios ellos, me han dejado una joyita que he devorado con admiración y muchas ganas: Lugares que no quiero compartir con nadie, de la escritora Elvira Lindo.
“Esta es la historia de mi recorrido personal, de mi paseo diario, de mi nueva vida a partir de los cuarenta. Este libro es una trampa a mí misma: hablo de lugares que no me gustaría compartir con nadie, porque forman parte de mi vida cotidiana, no de una guía turística, pero ya se sabe, igual que el chismoso no puede evitar contar un secreto, el narrador cae siempre en el vicio de escribir lo que vive”.

Con estas palabras Elvira Lindo resume y justifica la publicación de Lugares que no quiero compartir con nadie. Los que me conocen bien saben de mi admiración por Elvira y de lo cerca que la sigo como lectora disciplinada, y también como espectadora fiel (ha firmado varios guiones estupendos e interpretado pequeños pero memorables papeles).
El libro es un delicioso regalo para sus seguidores y para todos aquellos que amamos Nueva York (imagino que muchos reunimos ambas cualidades).
Lo he leído despacio, disfrutando y recordando cada rincón con intensidad. Lo he leído como se leen los libros que no quieres que acaben nunca.
Elvira hace magistralmente lo más difícil: que su prosa parezca sencilla y natural, aunque detrás haya un trabajo titánico. Y además de disfrutar de ese estilo tan suyo en el que el humor y la ironía se cuelan hasta en las situaciones menos amables, comparte pequeñas rutinas de su día a día en Nueva York, donde vive la mitad del año, con su marido Antonio Muñoz Molina: sus paseos diarios, sus amigos y la oportunidad que le da el vivir fuera de su entorno cotidiano -Madrid- para entablar amistad con la gente más variopinta. Es también un retrato de Nueva York, de sus brillos pero también de la dureza que esconde una ciudad  que vende sueños, pero que como reconoce Elvira, se convierte muchas veces en una pesadilla.

Lugares que no quiero compartir con nadie tiene otro gran atractivo, que engancha a los que leemos a Elvira, adoramos NY y somos, además, unos locos gastronómos: incluye una guía –su guía– con restaurantes, cafés y tiendas delicatessen, muchos conocidos, otros por descubrir. Gracias por compartirlo Elvira!

Para los que quieran más ha creado un blog que lleva el título del libro: Lugares que no quiero compartir con nadie en el que continúa regalando capítulos de este libro tan personal.

En mi próximo viaje a NY, pasearé por la orilla del Hudson buscando tornillos y cenaré en el Café Fiorello. ¡Prometido!

Un pensamiento en “Regalo de Reyes

  1. Tiene muy buena pinta este último libro suyo. Se nota tu admiración no sólo en cómo hablas de ella sino en tu manera de escribir, que tiene algo de ese estilo sencillo y natural. Y que conste que no lo digo como cumplido.

    Me gusta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s